La MLB nos transporta al pasado con los recuentos

En estos días de acuartelamiento obligatorio por motivo del coronavirus, hemos tenido el privilegio de degustar un manjar de caviar de béisbol del pasado.

Ayer Major League Baseball presentó “Opening Day at Home” (Día Inaugural en Casa), una jornada completa de juegos transmitidos por varias plataformas, incluyendo streaming digital y todas las redes sociales.

Recordé cuando el lanzador Shawn Chacón agarró por la chaqueta a Ed Wade, gerente general de Houston.

A Manny Ramírez, de los Medias Rojas de Boston cuando agredió al encargado de viajes del club, Jack McCormick, y por coincidencia, en el mismo camerino del Minute Park en Houston y como si esto fuera poco a José -Cheo- Guillen estuvo al tris de bajarle la perfumada a Bob McClure, el coach de pitcheo de Kansas City.

El incidente de Manny y Guillén me hizo recordar el de Billy Martin, en septiembre de 1974, cuando el creador del “Billyball”, le pegó una trompada al secretario de viajes de Texas, Burt Hawkins, por desavenencias acerca de si las esposas de los peloteros debían organizar o no un club recreativo. Con anterioridad había golpeado al secretario de viajes, Howard Fox, de Minnesota. Billy Martin, que como jugador y mánager tenía malas pulgas, el 18 de junio ante millones de televidentes, estuvo al tris de tirarse los puños en la cueva del Yankee Stadium con Reggie Jackson, debido a un fildeo impreciso de Mister Octubre, sobre un batazo conectado por Jim Rice de Boston.

En la Liga Dominicana recuerdo agrias discusiones entre peloteros y presidentes de equipos. En una ocasión fui testigo de un serio altercado entre Joaquín Andujar y Quique Acevedo en las oficinas de los Leones del Escogido y otra del mismo Joaquín con Monchín Pichardo, demandando que lo dejaran libre. Pero no pasó de un cruce de palabras fuertes. Recuerdo otra de Monchín y George Bell una tarde que el toletero le pidió a Monchín que lo exonerara de viajar a Santiago.

En la temporada de 1970, el lanzador Santiago Guzmán del Licey, agredió físicamente al mánager Fred Harfield y ese incidente le cerró muchas puertas en el béisbol organizado.

En las Grandes se han producido muchos incidentes de mánagers y jugadores, pero nunca de un pelotero a un ejecutivo.

El 29 de agosto de 1925, en un tren en marcha, Babe Ruth y el mánager Miller Huggins de los Yanquis, llegaron hasta chocarse el pecho. Ruth había sido suspendido como medida disciplinaria.El 28 de marzo de 1977, Lenny Randle, le fracturó con un gancho la mandíbula al mánager Frank Lucchesi (Rangers). Randle había perdido su puesto en la rotación.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: